admin  Oct.08.2016 0 Comments
Silvio Tellez

Es impresionante ver las noticias, cuantas personas correr de un lado a otro, por el huracán gigantesco que se esperaba, los evacuaron porque los querían salvar, imaginemos el día del rapto, ese Dios bueno que ha preparado el arca para sacarnos, solo Dios se ha preocupado para hacer un plan para sacarlo de esta tierra.

Todavía hay gente que no ha entendido eso. No desprecie el llamado de Dios, porque lo que viene a esta tierra nadie lo detiene porque es profético. Quiere decir que se va a cumplir, el día ni la hora nadie sabe cuándo la iglesia de Jesucristo va a ser rescatada de este mundo, y lo que viene es juicio, lo que viene es grave y no habrá escapatoria para el que se quede, porque la escapatoria únicamente es Jesucristo y él dice “yo estoy a la puerta y llamo”, yo estoy a la puerta y llamo.

Y usted ve como la gente quiere escapar de algo que anuncian y eso es lo que se está anunciando desde hace como 2000 años y mire este huracán, en poco tiempo las autoridades empiezan a sacar gente para salvarla.

Apocalipsis 3:10 dice: ” por cuanto has guardado”, está hablando con los que han guardado y quienes son los que han guardado esa palabra? Eso solo lo sabe el Espíritu de Dios. Eclesiastés dice a los jóvenes, gozate en tu juventud y en los días de tu adolescencia, pero de todas estas cosas te juzgara Dios, joven te digo, haz lo bueno para que seas bendecido, porque cuando suene la trompeta no importa la edad que tengas, el llamado es para ti. La palabra de Dios nos ensena que él es la puerta y el que entrare por esa puerta será salvo, no sé si tú te quieres quedar después de haber anunciado algo profético; esa palabra que dice que los tiempos que estamos viviendo son malos y peligrosos, tiempo de acercarse a Dios, de dejar ese mundo de pecado y agarrarse de la gracia divina.

Abra su corazón y dígale: “Señor, que tengo que hacer para ser salvo”. Cuando vemos cosas serias nos acordamos que hay Dios, mientras estamos bien no hay problema, estamos tranquilos y felices, allí en esa cárcel empezó temblar, a sonar todo y se abrieron esas cárceles porque hubo un gran temblor, que haría usted? Sintiendo que se cae todo alrededor, que se abren los cimientos, Eso es lo que se anuncia en los últimos tiempos, los juicios venideros, no para la iglesia sino para aquellos que se quedan, no para los que aman y tengan relación con Dios, sino para los que se cubren en sus pecados en su religión.

Cuando tú te acercas a Jesucristo, tu vida tiene que cambiar, tu mente tiene que cambiar, tu ser tiene que cambiar, nueva criatura eres si estas en Jesucristo. Esto no es religión, esto es una vida con Dios, te pregunto ¿estás viviendo una vida con Dios?, cual fue la respuesta al carcelero: para ser salvo esto es lo que tienes que hacer: cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y toda tu casa.

Apocalipsis 3:10, dice: Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardare de la hora de la prueba. Quien te va a guardar? El único que puede hacerlo es Jesús, el único que te puede librar de ese juicio profético es Jesús, el que se compadece de tu vida, el que te llena de favores y misericordias, el único que tiene el poder para salvarte y librarte del juicio venidero.

Cuando tienes a Cristo tienes la llave de la vida, el que no tiene a Cristo está muerto en delitos y pecados, el que no tiene a Cristo no tiene esperanza, no puede entrar a la presencia ni a la gloria de Jehová. Sobre el mundo entero van a probar a los que moran en la tierra. Hay que meditar en esta palabra, como usted ya no va a morar en la tierra, no se va a preocupar, suena la trompeta para que no mores, suena la trompeta que tienes que escuchar, sonará y tu espíritu y tu alma va para arriba, tu cuerpo va a ser transformado dice la biblia, y la biblia no miente.

Los muertos en cristo resucitaran primero y luego los que hemos quedado juntamente con ellos, porque nadie va a delante, los que murieron para Cristo, los que se apartaron para Cristo los que viven pensando en él, los que viven preocupados por hacer su voluntad, los que anhelan estar con él. La palabra es real.

1Tesalonicences 1:10, nos dice: “y esperar de los cielos a su hijo el cual resucito de los muertos”. Es Jesús, no busques a otra institución que te va a librar del juicio de Dios y del perdón, quiero que comprenda que el único que puede librarnos se llama Jesucristo el hijo de Dios, entiende, tu libertador es Cristo Jesús, el que librara de la muerte, de los enemigos, del juicio venidero y te lo menciona como resucitado, porque él es un vencedor, por eso es que cuando fueron a buscarlo al cementerio, el que vive les apareció.

Los creyentes no están muertos en delitos y pecados porque recibieron la vida que es el hijo de Dios. Él es el camino, la verdad y la vida y nadie va al padre sino es por él. Él es quien nos libra. Lo que le produce ira a Dios no es usted, no es el diablo y los demonios, es el pecado. La iniquidad te separa de Dios, el problema que tienes se llama pecado, que te separa de Dios, de su gracia, de su amor, de su misericordia, de la vida, porque la paga del pecado es la muerte. Dios le dio solución a través de Cristo Jesús, para eso vino, para eso murió ocupando el lugar del hombre en la cruz del calvario, derramando su sangre preciosa, esa sangre inocente, para redimirnos de pecado.

La palabra de Dios nos está hablando, abra su corazón, la palabra de Dios en el verso 11 cap. 3 de Apocalipsis, nos dice: ” he aquí yo vengo pronto”. Quien está hablando? quien viene por ti? , Te pregunto: estás listo? O todavía tienes cosas que arreglar, pues arreglalas.

Si estas en pleito y contienda, el Señor te dice: “yo estoy a la puerta y llamo”, escapa por tu vida te dice la Biblia, no mires a diestra ni a siniestra, el blanco es Jesucristo. Las cosas se están cumpliendo al pie de la letra mientras usted está peleando, mientras está inconforme. Creale al hijo de Dios, no le creas al hombre, las cosas cambiaran para tu vida. “reten” yo diría la bendición.

Hay vasijas que tienen grietas y por eso no retienen la bendición, hay algunas aunque se miran bonitas pero están con grietas. Hay una voz profética “reten”, esa es tu responsabilidad, retener lo que Dios te ha dado. Procura presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse.

La biblia nos reta a algo, o vivimos para Dios o vivimos para el mundo. No es lo mismo una familia con fe y esperanza en Jesucristo, que una familia del mundo. La diferencia es que para los hijos de Dios el idioma de ellos es del cielo, el idioma de la familia cristiana es que Dios es el rey de reyes en casa. Mirase para adentro de usted, hay que estar a cuentas con Dios, hay que dejar lo que estorba, hay que apartarse de toda inmundicia.

Estoy a la puerta y llamo, se cerró para las vírgenes insensatas, así como Jehová cerró la puerta del arca de Noé. No espere que se cierre para usted. El consejo de este dia es: Velad porque no sabeis ni el dia ni la hora.

Pastor Silvio Tellez

Transcrito por Zulma Castro

Imprima Este Artículo Enviar por E-mail