admin  Oct.10.2016 0 Comments
pastor Silvio Tellez

Muchas personas ofenden a Dios, lo ofendemos cuando apartamos la mirada de él, cuando creemos en un hombre, cuando dudamos de las promesas de él, cuando creemos que Dios es infiel con nosotros. Apocalipsis dice que lo identifique como fiel y verdadero, en su cinto llevaba esas palabras, Dios no miente.

Satanás si es descrito como padre de mentira, hacedor de toda maldad, él es el que engaña, el que lo quiere tener cautivo por el pecado y luego lo quiere tener cautivo para que no tenga fuerza para servirle a Dios. Dios nos muestra en Apocalipsis lo que ha de acontecer. Él quiere que cada día nos preparemos. Si tiene algo con lo que está luchando, le aconsejo, ya no luche más, deje que Dios lo haga, sea sincero con Dios, dígale: Señor este es mi problema necesito que me ayudes, tu eres el libertador, no quiero estar cautivo, no quiero seguir fingiendo, no me quiero seguir engañando, no lo busque en las drogas, alcohol, hechicería o religión, busque en la verdad y esa verdad es Jesucristo. En el no hay engaño.

Dios muestra lo que va a pasar en estos días, cada iglesia representa lo que acontece en la vida espiritual de este mundo. Si la iglesia no estuviera a que en la tierra se manifestaría el hombre de pecado. Lo que detiene que se manifieste, porque el espíritu del anticristo ya está en la tierra dijo Juan, pero no hay una manifestación, ha de ser cuando la iglesia sea arrebatada. Inmediatamente se manifestara el hombre de pecado, lo dice Tesalonicenses. Este hombre va a hacer 3 cosas importantes: habrá señales, él va a dominar bien la parte religiosa, política y económica. Es el último imperio. Por eso revela de la piedra que desciende y desbarata la imagen mitad barro y mitad hierro. Apocalipsis no solamente revela la vida espiritual sino que enseña acerca de las naciones de este tiempo y de los juicio de las naciones que se darán cuando se abran los sellos.

Todo lo que estamos viendo hoy nos quiere ensenar que como iglesia debemos acercarnos cada día mas a Dios y miremos las sazones y cuando miremos la política, debiéramos decir: nuestra redención está cerca.

Cuando vemos esos refugiados que no saben dónde ir, donde el mundo musulmán se ha levantado en guerra, donde quieren desaparecer a Israel, ese es el reloj de la iglesia, Israel. Todo está en la biblia. Usted debió temblar cuando se separó una nación tan poderosa como Inglaterra. Esto lo traigo porque hay muchas personas que están descuidadas en la vida espiritual, la iglesia no puede estar durmiendo, la iglesia debe ser atalaya, no debe coger miedo porque Cristo viene, sino debe avisar del peligro que viene.

En esos tiempos si el atalaya se dormía y no anunciaba que venía guerra y entraban y mataban, la sangre iba sobre su cabeza. La iglesia tiene que anunciar que Cristo viene. La iglesia es la que tiene el discernimiento, la iglesia que esta avivada, la iglesia que tiene relación con Dios, la que tiene el poder del Espíritu Santo, es la iglesia que no está descuidada. No es la que ha perdido el primer amor, la que ha perdido el deseo de buscar de Dios.

Dios le pide a esa iglesia que vuelva a las primeras obras, que vuelva al primer amor. Cuando tiene amor por la obra de Dios, tiene dedicación, tiene compromiso. Como ejemplo diremos si usted ha perdido el amor por su esposo, ya no le importa nada, si comió, si durmió, que le pasó. Pero no se puede perder el primer amor. El que ama tiene compromiso y guarda los mandamientos. Hay que guardarse para Dios, hay que vivir para Dios, hay que entregarse a la obra de Dios.

La gente quiere otra clase de revelaciones, pero tenemos que comenzar por conocer la voluntad de Dios sobre nuestras vidas. Muchas veces no nos preocupamos por nuestra vida espiritual para poder hacer la obra de Dios. Cuando usted descuida esa relación habla palabras huecas y vacías, pero cuando usted está lleno hay un efecto porque hay un respaldo divino, porque las ataduras se rompen, porque las cadenas se rompen, porque los yugos se rompen, las murallas caen. Cuando usted habla en el poder del espíritu esa palabra se vivifica en su alma, lo golpea como martillo, y sale como fuego y lo quema y lo purifica, eso es lo que le paso a aquel que tuvo un encuentro en Isaías 6, que dijo: “ay me siento inmundo de labios”, esos labios fueron purificados porque tuvo un encuentro con el Cristo de la gloria. Muchos necesitamos un encuentro personal como ese, necesitamos que Dios se nos revele a nuestra vida porque estamos apagados, necesitamos que Dios ponga aceite, necesitamos la unción de Dios, necesitamos su revelación.

Dios quiere que tengas conciencia de su verdad y si estas preocupado por tu mañana, te diré que Cristo es tu mañana. Cada mañana dice la palabra son nuevas sus misericordias y tenemos que estar bajo esa misericordia, cada mañana hay alguien que nos cubre. Cuando sentimos ese vacío es porque se han apartado de la verdad y viven en el mundo de engaño y de mentira, pero cuando Dios te dice: es hora de levantarte, es hora que hagas lo que hizo el hijo prodigo y le digas, Padre he pecado contra tí, perdóname, cuando te humillas encontraras la misericordia de Dios. Él quiere poner fuego, la unción y la verdad en tu vida. Dile al Señor: revísteme de tu poder.

En los primeros 3 capítulos de Apocalipsis, Dios está tratando con la iglesia, con nosotros. En el cap. 2:3, nos dice que Dios elogia que no hemos desmayado, usted que está sufriendo por la causa de Dios, ha tenido paciencia, ha trabajado. Se sufre cuando se ama algo. No hay necesidad de que lo azoten a uno, sino se sufre en muchas maneras por causa del evangelio. Usted tiene que tener paciencia por causa del evangelio, “por amor de mi nombre” dice él. Cuantas personas han visto que han desmayado en la fe, le han dado la espalda a Jesucristo. Dios nos pide también ser fiel hasta la muerte y nos ofrece la corona de la vida. Téngalo presente porque la gente se le olvida que no es en esta tierra que lo van a coronar.

Hay una eternidad con Dios y una eternidad sin Dios. La biblia específica y aclara que cuando nos vayamos de este mundo viviremos eternamente todos, sea bueno sea malo, la diferencia es donde se va a pasar esa eternidad, te pregunto ¿Dónde la quieres pasar? Si quieres pasarla con Dios te llenara de favores y misericordias, te dará un cuerpo glorificado, tus vestiduras radiantes, veras cielo y tierra nueva.

Juan 14 nos dice que él ha ido a prepararnos una casa y nos dará también el privilegio de reinar con él en la tierra. Hay otros que no van a tener esta herencia y van a vivir eternamente sin Dios, sin esperanza, bajo el dolor, bajo el tormento, bajo los malos recuerdos, bajo la ira de Dios, vacíos sus corazones, extraviados de la verdad y echándole la culpa a todo el mundo. Sigue un ejemplo y tu ejemplo se llama Jesucristo. Dice la biblia que te compares a un varón perfecto, llamado Cristo Jesús, no te pone a Pablo ni a Pedro, ni a Juan, ni a nadie más, te pone como ejemplo al Cristo de la gloria.

Al que venciere, es la condición para recibir la corona y para vencer hay que pelear, no hay que ceder, si usted no pelea no puede vencer, nos dice la palabra: no seas vencido de lo malo sino vence el mal con el bien. Satanás no te agarra a golpes, simplemente te tira una carnada para que caigas. Hay cosas pequeñas que no nos dejan avanzar, tenemos que revisar cuáles son esas cosas, Dios ve nuestros corazones y las cosas que se ocultan, que nadie las ve pero Dios si las puede ver y satanás la sabe. Hay que venir al cordero y decirle que renueve nuestras vida. Se sincero con Dios y pídele perdón.

Pastor Silvio Tellez

Transcrito por Zulma Castro

Imprima Este Artículo Enviar por E-mail