admin  Jun.09.2018 0 Comments
JesusEsLuzRadio

En algún momento de nuestras vidas hemos sido feliz, hemos llorado, hemos experimentado perdida de un ser querido, hemos fracasado, e incluso hemos tenido victoria y claro no termina aquí.

Alguna vez te has preguntado ¿Porque y para que aún sigo de pie? Basada en las escrituras ¿Que es fe?

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Hebreos 11:1 (NVI)

Muchas personas hoy en día siguen fracasando, siguen estancados, siguen desanimados, y sin ninguna salida, y fácilmente rendirse y no seguir por completo. Ahora, usando un ejemplo de fe en las escrituras. Abraham (hombre de fe) El Señor le dijo a Abram:

«Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré.»Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; haré famoso tu nombre, y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra! Abram partió, tal como el Señor se lo había ordenado, y Lot se fue con él. Abram tenía setenta y cinco años cuando salió de Jarán. Génesis 12:1-4 (NVI)

Podemos ver que Dios habla a Abram y luego él sale de su tierra Jarán con solo setenta y cinco años, a lo largo de ese proceso, Abram sale de Jarán para luego llegar a Canaán, Siquén y Néguev. Sin embargo, Abram no sale solo de Jarán, se lleva a su sobrino Lot y a su esposa Saray; ya Abram saliendo de Egipto, salió rico en ganado, plata y oro. Pero
luego ocurre que Lot fue separado de Abram y Dios le habla; y le dijo:

Abram, levanta la vista desde el lugar donde estás, y mira hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y hacia el oeste. Yo te daré a ti y a tu descendencia, para siempre, toda la tierra que abarca tu mirada. Multiplicaré tu descendencia como el polvo de la tierra. Si alguien puede contar el polvo de la tierra, también podrá contar tus descendientes. ¡Ve y recorre el país a lo largo y a lo ancho, porque a ti te lo daré! Génesis 13:14-17 (NVI)

Después, a lo largo del tiempo Abram rescata a Lot de la cautividad, y Dios le habla en una visión y le dice:

«No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y muy grande será tu recompensa». Pero Abram le respondió: ―Señor y Dios, ¿para qué vas a darme algo, si aún sigo sin tener hijos, y el heredero de mis bienes será Eliezer de Damasco? Como no me has dado ningún hijo, mi herencia la recibirá uno de mis criados. ― ¡No! Ese hombre no ha de ser tu heredero —le contestó el Señor—. Tu heredero será tu propio hijo. Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: ―Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Génesis 15:1-5 (NVI)

Muchas veces ocurre que dudamos de la palabra de Dios, y dudamos de sus promesas. Claro, el enemigo se basa en disminuir nuestra fe cuando la dificultad está presente. Qué lindo es cuando Dios habla en medio de tu dificultad y dice: Ten fe y no desmayes, todo va a estar bien.

Por la poca fe que tienen —les respondió—. Les aseguro que, si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladaría. Para ustedes nada sería imposible. Mateo 17:20 (NVI)

Abram creyó a Dios y a sus promesas:

Cuando Abram tenía Noventa y nueve años el señor se le apareció y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso. Vive en mi presencia y sé intachable. Así confirmaré mi pacto
contigo, y multiplicaré tu descendencia en gran manera. Al oír que Dios le hablaba, Abram cayó rostro en tierra, y Dios continuó: ―Este es el pacto que establezco contigo: Tú serás el padre de una multitud de naciones. Ya no te llamarás Abram, sino que de ahora en adelante tu nombre será Abraham, porque te he confirmado como padre de una multitud de naciones. Te haré tan fecundo que de ti saldrán reyes y naciones. Estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia, como pacto perpetuo, por todas las generaciones. Yo seré tu Dios, y el Dios de tus descendientes. A ti y a tu descendencia les daré, en posesión perpetua, toda la tierra de Canaán, donde ahora andan peregrinando. Y yo seré su Dios. Génesis 17:1-8 ( NVI)

También le dijo Dios a Abraham:

―A Saray, tu esposa, ya no la llamarás Saray, sino que su nombre será Sara. Yo la bendeciré, y por medio de ella te daré un hijo. Tanto la bendeciré, que será madre de
naciones, y de ella surgirán reyes de pueblos. Entonces Abraham inclinó el rostro hasta el suelo y se rió de pensar: « ¿Acaso puede un hombre tener un hijo a los cien años, y Sara ser madre a los noventa?» Génesis 17:15-17 (NVI)

Tienes que recordar que aún cuando todo esté a punto de caer, Dios puede hacer el milagro en ti. Solo necesitas Fe.

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. Hebreos 11:6 (NVI)

Si, llegaran momentos donde dirás, ¿Dios tu harás el milagro en mí? ¿Cómo? ¿Cuándo? Solo mira a Sara, ella estando anciana dudo y se rio... (tipo de burla) Recuerda, para Dios no hay nada imposible. Aumenta tu fe en Dios y recibe tu bendición. Deja de dudar.

Pero el Señor le dijo a Abraham: ― ¿Por qué se ríe Sara? ¿No cree que podrá tener un hijo en su vejez? ¿Acaso hay algo imposible para el Señor? El año que viene volveré a visitarte en esta fecha, y para entonces Sara habrá tenido un hijo. Génesis 18:13-14 (NVI)

Llega el momento donde Dios prueba a Abraham y le ordena que sacrifique a su único y amado hijo Isaac.

Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré. Abraham se levantó de madrugada y ensilló su asno. También cortó leña para el holocausto y, junto con dos de sus criados y su hijo Isaac, se encaminó hacia el lugar que Dios le había indicado. Al tercer día, Abraham alzó los ojos y a lo lejos vio el lugar. Génesis 22:2-4 (NVI)

Cuando Abraham hace ese sacrificio, Dios le jura que bendecirá y multiplicara a su descendencia como las estrellas del cielo y como la arena del mar. Y le dijo:
―Como has hecho esto, y no me has negado a tu único hijo, juro por mí mismo —afirma el Señor— que te bendeciré en gran manera, y que multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena del mar. Génesis 22:16-17 (NVI)

Al final, Dios cumplió su promesa y Abraham llego a vivir 175 años. No digas que Dios no cumple porque El si es fiel a lo que promete a su pueblo.

Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice? – Números 23:19 (NVI)

Sabes, Dios prueba nuestra fe para ver como reaccionamos; y si nos mantenemos firme a Él. En el proceso de Dios puede ocurrir desanimo, enfermedades mentales, e incluso tu puedes llegar a sentirte sin valor. (Baja autoestima)

Mira, llego un tiempo en mi vida donde me sentí desanimada, llegaron noches que no pude dormir tranquila, mi mente no descansaba de tanto pensar que ocurría conmigo, y
sentía que iba a explotar. Yo quería rendirme y no seguir, pero sabes Dios me hablo y me dijo: “Tu fe aún te mantiene de pie. “

Al escuchar Su voz, no podía rendirme tan fácilmente porque recocí que El aún tenía mucho que enseñarme. Él me ha sanado, restaurado, y me ha redimido. ¡Soy libre para
adorarlo solo a Él!

Ahora estoy viviendo su propósito y soy más que victoriosa porque El me la ha dado. Hoy déjame darte una gran noticia, quizás enfrentaras problemas así, pero no caerás y no
estarás así por mucho tiempo. Te animo a que sigas adelante y siempre en cada momento hables con El Espíritu Santo. No pierdas la fe, Dios aún tiene mucho que mostrarte en tu
vida.
Piensa un momento... has pasado por muchos procesos y mi pregunta es ¿Porque aún estas de pie? Te dejo con esta frase: “Dios siempre está allí en cada situación que enfrentamos. La mano de Él siempre está allí, solo que a veces por estar tan enfocados en el problema no lo reconocemos hasta al final del proceso.”

Vivimos por Fe, no por vista. 2 Corintios 5:7 (NVI)

Escrito por:
-Jeannette Martinez