Jeannette  Sep.04.2019
Jesus es luz

Mucha gente piensa que el arrepentimiento es solo para las vidas sin Cristo, pero viéndolo de esta manera: “Aunque usted y yo seamos cristianos, muchas veces tenemos que venir y pedirle perdón a Dios, arrepentirnos de nuestros pecados y de nuestras faltas”.

Cuando hay arrepentimiento en su corazón, usted deja que Dios entre a su vida y pueda ayudarle.

El arrepentimiento es un dolor profundo, se siente adolorido cuando esta arrepentido de haber ofendido a Dios o alguna persona. Es importante que la iglesia no pierda esa sensibilidad. En el libro de Ezequiel habla sobre el corazón que Dios cambio en la vida del hombre.

Ezequiel 11:19-20 (RVR) Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.

De ver tanta maldad el corazón del hombre se endurece. En el evangelio de Mateo 24:12 nos dice: y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Es muy importante congregarse en la casa de Dios.

El alma del hombre necesita ser ministrada por el Espíritu Santo, y tu espíritu necesita tener una relación fuerte con Dios para que nos haga entender y nos redarguya de nuestros pecados y nos convenza que somos pecadores.
Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Juan 16:8 (RVR)

Necesitamos estar arrepentidos de haber ofendido a Dios, aborrecer el pecado no abrazarlo, no rendirnos al pecado. Dios nos llama a que vivamos una vida piadosa, una vida de amor, una vida diferente; pero no lo podemos hacer solos. Necesitanos la ayuda de Dios. Necesitamos esa capacidad que da el Espíritu, que nos guiará a la verdad y a toda la justicia de Dios.

Arrepentirse no es remordimiento. “Remordimiento es cuando una persona llora, pide perdón, pero no es sincero, promete y siente remordimiento por sus acciones y actitudes”. Pero Dios llama a todos los hombres de la faz de la tierra para que se arrepientan de sus pecados, que se vuelvan a Dios. Dios quiere extender su misericordia a todos.

La paga del pecado es muerte. El pecado de cualquier persona trae maldición y destruye tu relación con Dios.

En la vida del hombre lo único que puede detener el pecado es la Sangre de Cristo Jesus, el único que puede ayudarte y transformar el corazón del hombre.
El que no tiene a Cristo no tiene la vida, no tiene perdón, no puede entrar al cielo y no tiene la bendición del Padre y no puede ser lleno del Espíritu Santo de Dios.

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. (Juan 1:11-13) (RVR)

Hay que recibirle. ¿Porque tienes que recibir a Dios, porque tienes que dejar que Dios entre? Hoy traigo una buena noticia, Dios es quien esta tocando tu puerta de tu corazón.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20 (RVR)

No endurezcas tu corazón, Dios hoy te habla. Y las bendiciones de Él se detienen cuando no nos arrepentimos. Necesita renovarse en Dios, necesita levantar sus manos caídas, necesita activarse en Dios, necesita entrar a Su corazón para que Él tome dominio de su ser, de su sentido, de su mente, y corazón. Este mundo lo que quiere es que usted se apague para que no busque a Dios.

“Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8:12 (RVR)

Necesitamos arrepentirnos, pedir perdón y con urgencia estar a cuentas con Dios. La primera bendición que Dios quiere es que seas salvo, disfrutes de las bendiciones celestiales. Si no hay arrepentimiento no soy un hijo legitimo de Dios.

Cuando eres un hijo de Dios arrepentido, adquieres sabiduría y sabiduría no es inteligencia; sabiduría es cuando sabes la palabra, sabes actuar en el momento correcto, porque no es una sabiduría terrenal es celestial. Tienes que actuar como un hijo de Dios, actuar bajo la bendición de Dios y con lo que Él te ha dado. Tienes que depender de Él porque tienes confianza con tu Padre Celestial.

Los hijos de Dios no practican el pecado. Les estorba

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”Romanos 6:23(RVR)

El arrepentimiento atrae a Dios. “El pecado no tiene parte en mi corazón”
¿Porque temer mas al hombre que a Dios? Dios conoce tu entrada, salida y lo que necesita tu alma; el conoce la necesidad que hay, el conoce si estas apagado, el conoce lo que te alejado, lo que te estorba, el lo conoce nuestras maldades. En Su palabra nos enseña:

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.1Juan 2:1-3(RVR)

Dios llama al arrepentimiento. Dios esta contigo, esfuérzate en su gracia. No te detengas por nada. Anda y habla como un hijo de Dios, cambia tu lamento en alegría. Cuando confiesas tus culpas delante de Dios, Dios te perdona y tiene misericordia de ti.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” Romanos 5:1-2 (RVR)

Necesitas cambiar, ser sanado, hacer un cambio de actitud y hacerlo para la gloria de Dios. Mucha gente se complica porque no lo quiere hacer a la manera de Dios.

¿Dime, si tu no caminas con Dios, entonces quien vive en tu casa y en tu vida? Sabes, nosotros no podemos cambiar, pero Dios tiene el poder de hacerlo. Tu solo necesitas un corazón arrepentido. “Los sistemas no cambian, el esposo no cambia, esta sociedad no cambia; hasta que Dios gobierna en tu corazón entonces habrá un cambio”. Se necesita renacer de nuevo para un cambio de mente y de vida.

2 Corintios 5:17: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Recuerda, la verdad te hará libre. Arrepentimiento, humillación, y entrega. Tienes que amar a Dios. Esto es individual y si quiere disfrutar de la gloria de Dios; tiene que humillarse, derramarse, arrepentirse y buscarlo para que haya un cambio para hacer Su voluntad. Tiene que creer que El murió por tus pecados, así que tiene que arrepentirse y aceptarlo como Su Padre.

San Juan 3:17-18 (RVR) Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Hay días difíciles pero Dios esta actuando a su favor. El te guarda.

- Pastor Silvo Tellez
Transcrito por: Jeannette Martinez