“Los ap贸stoles dijeron al Se帽or: Aum茅ntanos la fe.” (Luc 17:5)

En la vida cristiana solemos hacer peticiones a Dios de muchas cosas, entre ellas carro, casa, salud, bienestar; y no es que est茅 mal, pero en el pasaje anterior los disc铆pulos le piden al Se帽or que les aumente la fe. En estos tiempos lo que nos va a sostener es la fe.

La definici贸n de fe es certeza y convicci贸n. En otras palabras la fe es tener plena confianza.

鈥淓s, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicci贸n de lo que no se ve.鈥 (Hebreos 11:1)

Hay cristianos que tienen plena confianza en el sacrificio de Cristo y en su palabra, pero hay otros que solamente la tienen en el sacrificio, no conf铆an en su palabra porque hasta all铆 llega su relaci贸n.

A la hora de vivir les cuesta conducirse conforme al consejo de la palabra y para vivir diariamente necesitamos tener una vida firme en la fe, si yo dejo de o铆r al Esp铆ritu Santo estar铆a resisti茅ndole.

鈥淧ero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Por la fe No茅, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que a煤n no se ve铆an, con temor prepar贸 el arca en que su casa se salvase; y por esa fe conden贸 al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe. Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeci贸 para salir al lugar que hab铆a de recibir como herencia; y sali贸 sin saber a d贸nde iba.鈥 (Hebreos 11:6-8)

Porque es imposible que si el Esp铆ritu Santo vive dentro de nosotros no nos dirija y redarguya para que vivamos agradando a Dios; cuando resisto me vuelvo rebelde y dejo de escuchar y esto trae consecuencias; el pecado m谩s grande que tiene el ser humano es la incredulidad, cuando se endurece el coraz贸n del hombre se pierde el temor a Dios y ya no lo vemos de la misma manera que cuando lo reverenciamos, ya no lo escuchamos, ya no se atiende y duda de su palabra.

鈥淵 alterc贸 el pueblo con Mois茅s, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Mois茅s les dijo: 驴Por qu茅 alterc谩is conmigo? 驴Por qu茅 tent谩is a Jehov谩?鈥
(脡xodo 17:2)

Este pasaje nos narra la experiencia de Israel, el pueblo era libre de la esclavitud de Egipto, Mois茅s el gran libertador lider贸 al pueblo, Israel no conoc铆a el camino hacia la tierra de Cana谩n; de igual manera nosotros no conocemos del todo este camino hasta que empezamos a caminarlo en la fe por medio de las promesas de Dios; ac谩 el pueblo alterc贸 contra Mois茅s dudando del poder de Dios y olvidando c贸mo hab铆an salido de Egipto con mano poderosa mostrando el poder铆o de Jehov谩 de los ej茅rcitos.

Dudar de las promesas de Dios nunca ser谩 bueno porque la duda endurece el coraz贸n, nos separa de la voluntad de Dios perdiendo la confianza en aquel que nos ha llamado y desviando la mirada de las cosas espirituales.

Las circunstancias no deber铆an cambiar nuestra fe, lo que estamos viviendo que no quite a Cristo de nuestras vidas, debemos de confiar en el Eterno como lo hicieron los grandes hombres de la Biblia que pasando tribulaciones nunca abandonaron su confianza porque en ellos hab铆a convicci贸n y certeza, sabemos que no estamos caminando solos en este desierto, no debemos temer porque el temor trae turbaci贸n, desconfianza e incertidumbre y todo esto nos detienen de los prop贸sitos de Dios.

El miedo puede visitar nuestra vida, pero cuando el amor de Dios nos invade este hecha fuera todo temor:

鈥淓n el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en s铆 castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.鈥 (1 Juan 4:18)

Cuando llegue el temor el Esp铆ritu Santo nos da la fuerza y nos da denuedo:

鈥淓l que habita al abrigo del Alt铆simo Morar谩 bajo la sombra del Omnipotente. Dir茅 yo a Jehov谩: Esperanza m铆a, y castillo m铆o; Mi Dios, en quien confiar茅. 脡l te librar谩 del lazo del cazador, De la peste destructora.鈥 (Salmos 91:1-3)

Lo que sostendr谩 nuestras vidas en los tiempos de adversidad ser谩 la fe, debemos de cuidarnos de no ser incr茅dulos sino caminar en la confianza de Dios sabiendo que para 脡l no hay nada imposible. Israel estaba en el desierto y cuando algo les hac铆a falta ellos murmuraban olvidando las maravillas que hab铆an presenciado de c贸mo Dios los libert贸 del pueblo que los ten铆an en esclavitud.

鈥淭oda la congregaci贸n de los hijos de Israel parti贸 del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehov谩, y acamparon en Refidim; y no hab铆a agua para que el pueblo bebiese. Y alterc贸 el pueblo con Mois茅s, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Mois茅s les dijo: 驴Por qu茅 alterc谩is conmigo? 驴Por qu茅 tent谩is a Jehov谩? As铆 que el pueblo tuvo all铆 sed, y murmur贸 contra Mois茅s, y dijo: 驴Por qu茅 nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados? Entonces clam贸 Mois茅s a Jehov谩, diciendo: 驴Qu茅 har茅 con este pueblo? De aqu铆 a un poco me apedrear谩n. Y Jehov谩 dijo a Mois茅s: Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Israel; y toma tambi茅n en tu mano tu vara con que golpeaste el r铆o, y ve. He aqu铆 que yo estar茅 delante de ti all铆 sobre la pe帽a en Horeb; y golpear谩s la pe帽a, y saldr谩n de ella aguas, y beber谩 el pueblo. Y Mois茅s lo hizo as铆 en presencia de los ancianos de Israel.鈥 (脡xodo 17:1-6)

De igual manera hay gente que no han entendido el llamado a la salvaci贸n, Dios desea que seamos salvos, aunque pasemos circunstancias adversas eso no significa que Dios no est茅 de nuestra lado sino que significa que debemos buscar m谩s de Dios, acercarnos m谩s a 脡l anhelando su presencia y adorarlo.

No murmuremos sino veamos al invisible, creamos a las promesas, son tiempos de afirmar nuestros corazones viviendo confiados, cuando nos encontremos necesitados, no olvidemos que Dios no falla sino que el problema radica en que nosotros queremos las cosas como a nosotros nos p谩rese y no conforme la voluntad de Dios.

Es tan f谩cil caer en murmuraci贸n, no cerremos nuestros o铆dos cuando Dios est谩 hablando a nuestras vidas. Satan谩s desea derribar nuestra fe, pero debemos estar firmes sin tentar a Dios como lo hizo Israel.

鈥淧or lo cual, como dice el Esp铆ritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezc谩is vuestros corazones, como en la provocaci贸n, en el d铆a de la tentaci贸n en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta a帽os.鈥 (Hebreos 3:7-9)

Pastor Rev. Silvio T茅llez
Jes煤s Es Luz Inc.