Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: San Juan 14:16

Dios nos habla todos los dĂ­as.

Jesús le dice a sus discípulos y a todos en general de todo lo que iba a ocurrir antes que él muriera; y al pasar Jesus 40 días con los discípulos se preocupo porque sabia que iba a descender con su Padre, pero les dijo esto: “No se vayan a mover de Jerusalem, esperen allí porque lo que va a comenzar, lo que va nacer, lo que va a surgir, no puede surgir, encaminarse sin que la promesa venga sobre ustedes”.
JesĂşs descendiĂł y los discĂ­pulos se van tristes al aposento alto, JesĂşs les dijo que esperaran la promesa (Jerusalem) pero JesĂşs no les dijo cuando, simplemente vayan y esperen la promesa.

Saben no a todo mundo le gusta esperar, El dijo “esperen” pero nunca dijo cuando, simplemente tenían que esperar en la promesa. Pero cuando los discípulos no veían uno a uno se fueron abandonando; y solo se quedaron aquellos que creyeron a la palabra del maestro.
Cuando un hijo de Dios entiende que cuando Dios determina una palabra en el cielo se cella y en la tierra se cumple al tiempo determinado por el Dios del cielo.

Los discípulos estaban esperando orando, ayunando, estando unánimes juntos y alabando a Dios.
Cuando la iglesia comienza adorar a Dios, provoca una atmósfera y en la atmósfera que se provoca, Dios se manifiesta y hace milagros extraordinarios dentro del pueblo del señor, pero la iglesia tiene que entrar a una atmósfera de adoración.
Cuando oras, adoras con el pueblo unidos en un mismo sentir, un mismo pensar algo tiene que pasar en ese pueblo.
Lo que los discĂ­pulos se iban a enfrentar no se podia vencer con fuerzas humanas. Solo con el poder sobrenatural del EspĂ­ritu Santo.
“Esperen” porque lo que ustedes necesitan es al Espíritu Santo.

ÂżPorque necesitamos al EspĂ­ritu Santo?

  1. El nos da poder.

El EspĂ­ritu Santo no es una fuerza, energĂ­a, el EspĂ­ritu Santo es una persona en nuestras vidas.
Si la persona tiene al EspĂ­ritu Santo activo, vivo en su vida, alaba a Dios y corren rĂ­os de agua viva dentro de su ser. Sin embargo muchas veces tenemos al EspĂ­ritu Santo entristecido cuando lo ignoras, cuando no perdono, cuando tengo resentimiento; tengo al EspĂ­ritu pero lo entristezco y esos rĂ­os paran dentro de mi vida.
La iglesia necesita que el EspĂ­ritu este activo dentro de nosotros para que no se acabe y se mueva dentro de mi y no se detenga.
Cuando el EspĂ­ritu Santo viene sobre ti, te empodera, nada te puede intimidar y te levanta para seguir avanzando.

Cuando los ancianos quisieron parar a los apĂłstoles de recibir al EspĂ­ritu de Dios no pudieron y los metieron a la carcel y aun les dijeron que no predicaran sobre JesĂşs. (Hechos 5:17-18)

Cuando el EspĂ­ritu esta sobre ti no puedes estar callado. Y cuando El nos da poder, (capacidad, fuerza) porque no son las fueras de un hombre, son las fuerzas del EspĂ­ritu en nosotros.

Cuando el Espíritu viene sobre ti, eres una persona diferente, cambia la perspectiva, y vision. Cuando El te enpodera serás otro tipo de persona y no serás intimidado, te vas a parar firme porque El esta dentro de tu vida.
Quizas nosotros perdemos las fuerzas por la guerra que libramos, por la batalla que se nos enfrentan y en esas batallas nos debilita, sentimos que flaqueamos y decimos, “pero que esta pasando” pero cuando El viene sobre tu vida el renueva tus fuerzas.

pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40:31

Iglesia, hoy mas que nunca tenemos que decirle al EspĂ­ritu Santo, no me sueltes, ayĂşdame!!!
Lo que el enemigo quiere es verte débil, decaído, que tu digas ”ya no puedo mas”, pero Dios en su palabra nos dice,”Diga el débil, fuerte soy.” Joel 3:10
ÂżCuantas veces usted se siente incapaz para hacer algo para Dios y con muchas limitaciones?
Muchas veces como humanos nos sentimos incapaces para hacer algo para Dios, las limitaciones que están dentro de nuestras vidas y miramos y decimos que no lo podemos hacer, el enemigo siempre te hace sentir derrotado, pero cuando el Espíritu viene a tu vida cambia todo. No habla de derrota, él nos da capacidad. En Dios no hay limites.

ÂżPorque necesitamos al EspĂ­ritu Santo?

  1. El nos direcciona.
    Cuando Cristo viene a tu vida, ya no te direccionas tu.
    El Espíritu nos dirrecionara porque sabe por cuales rumbos llevarnos porque nosotros nos podemos equivocar. El sabe todas las cosas y ėl te dirá lo que es correcto y lo que no es.
    Si el EspĂ­ritu esta en tu vida y esta activo te va hablar, el te va a dar direcciĂłn, El sabe a donde te quiere poner, donde te quiere colocar. Hay que aprender hacer obediente a la voz del EspĂ­ritu Santo porque Ă©l quiere dirigirte.
  2. ÂżPorque necesito al EspĂ­ritu Santo?

El escudriña y descubre lo que esta en el corazón. ¿Porque lo necesito? En el corazón se guardan muchas cosas que los humanos jamas pueden ver, pero cuando viene el Espíritu él manifiesta todo lo que esta dentro del corazón.
El te quiere direccionar, no es para donde tu quieres, es donde Ă©l quiere. Amen!!

Pastor: Andro Lara